lunes, 14 de abril de 2014

Fito y Fitipaldis - En directo desde el Teatro Arriaga

Con Fito me ocurre lo mismo que con ese amigo de la infancia tan especial para ti. Ese amigo con el que has compartido tantas cosas, pasado tan buenos ratos, con quien has reido y llorado, esa persona que en definitiva era un alma gemela.

El tiempo siempre hace estragos y te lleva por caminos diferentes y, aunque sigues guardando recuerdos increibles e inborrables, cuando os encontráis sientes que ahora lo mismo, lo mismo, no es. El amor se ha tornado en un cariño fraternal. En definitiva, ya no sois la misma persona que hace años (al dios Bruce gracias).
Fito siempre va formar parte de mi vida musical en uno de los escalones más altos. Empecé siendo fan adolescente completamente alocado con Platero y Tú (para mi una de las bandas más infravaloradas de este país) y me subí al tren de Fito con ese emocionante A Puerta Cerrada (aun recuerdo el concierto de presentación en la Sala Caracol).

Desde entonces la evolución del de Zabala ha sido indudable, hasta el punto de haber encontrado esa fórmula que consigue poner a su música la etiqueta de Para Todos Los Públicos.
Además ha conseguido un estatus en el que no le hace falta sacar un disco para salir de gira, algo que lejos de criticar alabo. Prefiero que salgas con tu gramola grandes hits por ahí, a que te empeñes en defender un disco regulero que no te crees ni tú.

Así con estas, viene este Directo desde el Teatro Arriaga, que además de tener este puntito solidario muy molón, aprovecha para hacer un repaso de su carrera (re)tocando sus últimos temas en directo. Es precisamente aquí donde vienen mis recelos. Y es que el repertorio que publcia está más centrado en esa época en la que digamos no hemos tenido tanto feeling.
Pero a pesar de esto es innegable la calidad musical que atesora. Y esto es en gran parte debido a los músicos con los que se rodea, de los que especialmente destaco a Carlos Raya, para mi uno de los mejores guitarristas del país. El muy cabrón hace que pienses que tocar la guitarra es algo sencillo, fácil para todos. Tiene un manejo y un control de su instrumento (con perdón) que más quisieran muchos.
Es siempre gratificante disfrutar de Quiero Beber Hasta Perder el Control, esa declaración de intenciones, ese rock de barra de bar, de derrota, de emborracharse porque tu chica te dejó pero moviendo el esqueleto, de los Urquijo que Fito ha hecho suyo. Una brutal A la Luna se le ve el Ombligo, y sobre todo una emocionante Al Cantar de los Platero.


Y es aquí cuando te reconcilias y te enganchas "al pasado" de nuevo de la mano de tu colega de la infancia, para terminar con ese Acabo de Llegar que es mi tema favorito de Fito.

Nota: el video adjunto no corresponde al concierto en el teatro Arriaga sino al fin de gira Por la Boca Vive el Pez en Madrid


Ya, ya lo se que dista mucho de parecerse al duelo Knopfler - White en ese fabuloso Sultanes del Swing de la gira del '92, pero reconozco que el saxo en el rock es algo que per sé me vuelve loco, cosa que el final de Acabo de Llegar consigue.

Total que en definitva me quedo satisfecho, contento. Es cierto que no suelo ponerlo de principio a fin y que hago mi propio playlist de este directo, y también es verdad que no cambia mi relación con Fito, que seguimos igual, que nos queremos, que siempre será especial, pero que lo mismo ahora vamos por caminos diferentes, aunque en algún momento seguro que volvemos a encontrarnos.

salU2

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada